La Edad Antigua



Las Invasiones Germanas; Los Visigodos En Hispania


LAS CAUSAS DE LAS INVASIONES GERMÁNICAS

Entre los pueblos bárbaros había pueblos asiáticos, de raza amarilla, como los hunos, dirigidos por Atila. Pero la mayoría de los pueblos bárbaros vivían en los bosques del centro de Europa: Los Germanos.

Las causas de que estos pueblos invadieran los dominios del Imperio Romano fueron:

  • Un posible cambio climático en el siglo IV que enfrió las tierras del Norte y Este de Europa obligándoles a buscar las tierras más cálidas del Mediterráneo. También un aumento de la población les obligaría a buscar nuevos pastos para sus ganados.
  • La debilidad del Imperio Romano les facilitó el acceso a las nuevas tierras. Los germanos habían vivido pacíficamente como federados del Imperio y muchos pertenecían a su ejército; estos soldados y generales no opusieron resistencia a la avalancha.
  • La presión que recibieron de los hunos de Atila, que se establecieron en el Danubio se convirtió en una amenaza que les empujó a emigrar a otras tierras.

De esta manera los principales pueblos germánicos fundaron reinos dentro del Imperio. Los francos se situaron en las Galias (Francia), los ostrogodos en Italia y los visigodos en Hispania.

Al final del Imperio la Península Ibérica fue invadida por los Suevos, los Vándalos y los Alanos. Los Visigodos, aliados del emperador fueron los encargados de expulsarlos. Posteriormente permanecieron en la península y crearon un reino Visigodo independiente que se mantuvo hasta la invasión Musulmana en el año 711.

LA SOCIEDAD VISIGÓTICA


Los Visigodos se asentaron particularmente en la zona actual “Tierra de Campos” (Castilla León). Eran una minoría de guerreros con sus familias (unos 100.000) que dominaban al resto de la población, la Hispano-Romana de unos 4.000.000 de habitantes.

Tenían una economía basada preferentemente en la ganadería, en la recolección y en algunos cultivos como los cereales.

Como los demás pueblos germanos, los visigodos tenían un sistema de Monarquía electiva. La asamblea de nobles elegía por la mayoría a uno de ellos como futuro rey. Esto originó inestabilidad política por los frecuentes asesinatos de reyes y guerras entre bandos diferentes.

Los grupos sociales germanos eran:

  • 1. Nobleza.- Gobernantes y jefes del ejército.
  • 2. Hombres libres.- La base del ejército.
  • 3. Hombres semilibres.- Pueblos sometidos.
  • 4. Esclavos.- Prisioneros de guerra.

Como los otros pueblos germánicos que se establecieron en las tierras del Imperio los Visigodos tuvieron serios problemas de adaptación. Hablaban un idioma distinto al latín de los Hispano-Romanos, tenían una religión distinta ya que eran arrianos y tenían leyes y costumbres distintas.

Para vencer estos obstáculos sólo tenían dos soluciones, mezclarse con la población hispana, que era más numerosa o establecerse como pueblo dominador. Los Visigodos eligieron la segunda, uniéndose fuertemente como pueblo-ejército dominador.

El reino Visigodo de Toledo


Durante doscientos años los Visigodos crearon un reino en Hispania con capital en Toledo, y que duró hasta la invasión Musulmana. Se concentraron en el centro de la Península (Ávila, Segovia, Palencia, Toledo), con algunos destacamentos estratégicos como Narbona y Sevilla, se repartieron tierras para su cultivo y pastos y sus jefes se convirtieron en grandes terratenientes.

Lentamente los jefes y reyes más importantes fueron aceptando la cultura superior de los hispanos, emparentaron con ellos y acabaron hablando latín. Leovigildo (572-586) logró la unidad territorial de toda la Península. Su hijo, San Hermenegildo, se convirtió secretamente al catolicismo y fue ajusticiado por ello.

Para evitar levantamientos Leovigildo aconsejó a su otro hijo Recaredo su conversión al catolicismo, que se produjo gracias además al buen tacto de San Isidoro de Sevilla en el III Concilio de Toledo en el año 589. Con él se convirtió todo el pueblo Visigodo. Desde ese momento la iglesia tuvo una importancia decisiva en el gobierno y en la cultura del reino.

En el año 654 el rey Recesvinto reunió en un código todas las leyes y costumbres de los dos pueblos en una ley común, el Fuero Juzgo.

Parecía así que los dos pueblos eran uno sólo, aunque el ejército continuó siendo preferentemente Visigodo. Cuando fue derrotado en el año 711. Don Rodrigo en la Batalla de Guadalete por los Árabes, el reino se derrumbó rotundamente.

La Pobre Cultura Visigoda


Como en la mayoría de los pueblos germanos los visigodos eran un pueblo pobre y por tanto no pudieron mantener gastos en obras públicas ni palacios ni iglesias como habían hecho los romanos.

El nivel cultural y artístico fue muy bajo, en un pueblo en su mayoría analfabeto. Destaca entre ellos el gran filósofo San Isidoro de Sevilla que recogió el saber de la época en sus “Etimologías”.

En cuanto al arte nos han llegado algunas obras de orfebrería como el Tesoro de Guarrazar (Toledo).

Edificios como: La Iglesia de San Juan de Bolaños (Palencia), o la Iglesia de San Pedro de la Nave (Zamora).