El Arte en la Prehistoria



2ª Parte


LAS VENUS PALEOLÍTICAS

Se conocen como "Venus Paleolíticas" a un conjunto de pequeñas estatuillas entre 5 y 25cm de altura, que representan a gruesas mujeres con los atributos sexuales muy destacados.

Se subrayan en estas figurillas las zonas corporales relacionadas con la alimentación y la fecundidad. Hasta la actualidad se han descubierto más de cien figuras de este tipo.

A la vez se trabajan minuciosamente y de forma destacada pechos, nalgas y caderas, se descuidan otras partes del cuerpo que interesan menos: manos, pies o cabeza. Los materiales con que están hechos son hueso, marfil y diversos tipos de piedra.

Son de bulto redondo aunque se han hallado cerca de un centenar de bajorrelieves. Se han encontrado figuras de este tipo en toda Europa y principalmente en Europa del este y central

Algunas de las venus más famosas son las de Willendorf, Lespugue, Brassempouy y Vestonice (el nombre procede del lugar donde han sido encontradas). Normalmente se han encontrado en lugares de habitación.

Estas figurillas ofrecen indicios de la importancia que la mujer tenía en la sociedad paleolítica. En este sentido, además de las venus, han aparecido pinturas con representaciones simbólicas o abstractas que se han interpretado como vulvas femeninas como en las cuevas de Tito Bustillo.

VENUS DE WILLENDORF

Respecto al significado de las venus, se barajan diversas hipótesis. La más extendida es que se trata de figuras que protegen la fecundidad, aspecto fundamental, al igual que la caza, para la supervivencia en grupo.

Otra hipótesis apuntan a que puede tratarse de la representación de la “gran madre” o abuela del grupo social, algo parecido al patriarca pero en mujer. Incluso alguna interpretación afirma que representan ideales de la belleza.

Al margen de las venus, cabría citar otras obras del arte mobiliar que consisten en representaciones de animales grabados en bastones de mando o propulsores como el caballo de Mas d’Azil o las cabras de la cueva de Enlène.

LOS MONUMETOS MEGALÍTICOS

Las primeras obras de arquitectura realizadas por el hombre que nos ha llegado reciben el nombre de megalitos, que significa piedra (litos) grande (mega). Los primeros que se conocen se datan hacia el 5.000 a.C. ya en el neolítico. Se trata de construcciones realizadas con grandes piedras no escuadradas. Los monumentos megalíticos fueron construidos por comunidades sedentarias que practicaban la agricultura.

Respecto a su finalidad, se han relacionado los monumentos megalíticos con cultos funerarios o astrales.

Galería de imágenes portada de la prehistoria

PRINCIPALES FORMAS DE MEGALITISMO



DOLMEN

Esta palabra de origen bretón significa mesa de piedra, consiste en un habitáculo formado por varias piedras verticales que soportan otra gran piedra horizontal que lo cubre.

MENHIR Y ALINEACIÓN

Un menhir es una gran piedra levantada verticalmente. Normalmente miden 3 y 6 metros llegando alguno a alcanzar más de 20 metros y más de 300 toneladas de peso como el de Locmariaque en Francia. Se ha especulado que los menhires pueden referirse a símbolos fálicos o asientos para los espíritus.

Los menhires, a veces, aparecen en grupo formando alineaciones como la alineación de Carnac que tiene 3 km de longitud.

CROMLECH

Es una agrupación de menhires y trilitos formando círculos. El más conocido es de Stonehenge en Gran Bretaña. Se fecha hacia el 2.000 – 1.500 a.C. En este crómlech, dentro de un círculo de megalitos se encuentra otro de trilitos. Existe una abertura en la planta que forman, que se corresponde con el lugar por donde sale el Sol el 21 de Junio.

De este hecho se deduce un simbolismo astronómico. Los trilitos centrales alcanzan los 7 metros de altura. Las piedras estaban talladas y eran de diferentes materiales que denotan cierta inquietud cromática. Los bloques de piedra se trajeron de canteras que distaban hasta 230 km.

MEGALITISMO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA Y BALEARES

Además de los dólmenes descritos en la Península Ibérica se han encontrado “Dólmenes de corredor” que tienen un pasadizo que da al habitáculo que sería el dolmen. Otro tipo de megalitísmo más desarrollado es el de “galería cubierta”, pasillo de piedras verticales cubiertas por otras horizontales que van a dar a una cámara.

Ejemplo impresionante de galería cubierta es la cueva Menga en Málaga (llamada así por una leprosa llamada Dominga que se refugió allí).

Estas galerías suelen estar cubiertas por una montaña artificial de tierra que se llama túmulo. En esta cueva y otras cercanas aparecieron huesos y restos de vasijas y conchas que indican que se utilizaron con fines sepulcrales.

Otro ejemplo de arte megalítico en la Península Ibérica más desarrollado se halla en Almería. Se t con rata de los Millares que consiste en una cámara circular con una falsa cúpula a la que se accede por un corredor adintelado. En ella se encontraron restos de más de cien individuos.

En Baleares aparecen hacia 1.500 a.C. tres tipos de construcciones megalíticas ya con piedras escuadradas: taulas, navetas y talayots.