El Arte en la Prehistoria



1ª Parte


CARACTERÍSTICAS GENERALES

Se entiende por arte prehistórico a ciertas obras humanas realizadas antes de la aparición de la escritura que se diferencian de otros objetos como piedras talladas o huesos con punta en la motivación que llevó al hombre a realizarlos.

El hombre prehistórico no necesitaba hacer esos trabajos artísticos (pinturas, grabados, estatuillas) para subsistir, para comer o abrigarse. Los motivos que le impulsaron a hacerlo fueron más Espirituales: Fines mágico-religiosos para favorecer la caza o la fecundidad o relacionarlo con cultos funerarios.

Las primeras obras de cierta importancia se realizaron durante el paleolítico superior, hace unos 20.000 años y fueron hechas por el “homo-sapiens”, hombres con nuestras características físicas.

Los tipos de obras son pinturas rupestres, estatuillas, monumentos megalíticos y cerámica, estos últimos ya en el neolítico entre el 6.000 y el 1.000 a.C. Geográficamente, las principales pinturas rupestres se encuentran en la Península Ibérica y el centro y sur de Francia. Las “Venus Paleolíticas” en Centroeuropa. Los monumentos megalíticos se extienden desde Oriente hasta Europa.

PINTURAS RUPESTRES

Se desconoce la motivación que llevó al primer ser humano a realizar unos trazos sobre la pared de las cavernas donde habitaba y la evolución desde ese primer momento hasta la realización de los grandes murales rupestres que se han conservado hasta hoy. Algunas hipótesis apuntan a que pudo ver viertas formas en la naturaleza (rugosidades o abultamientos de las rocas) que se asemejaban a animales, lo que requiere de una gran capacidad de imaginación y de abstracción. Luego iría aplicando materias de color en un lento y larguísimo proceso, comenzará a dominar y desarrollar la técnica. Antes, o al mismo tiempo, habría grabado en astas de animales y huesos ciertas formas que recordaban también animales de la fauna próxima a ellos.

Se han descubierto desde hace unos 100 años pinturas realizadas en cuevas o abrigos rocosos. El mayor número de ellas se encuentran en las regiones del norte de España y sur de Francia (franco cantábrica) o en el Levante y sur de la Península (levantina).

La finalidad de esta pintura era mágico-religiosa. Pretendían que la caza fuera más propicia si habían representado un animal en torno al cual el hechicero haría los ritos adecuados. Los motivos representados son en su gran mayoría animales grandes (caballos, mamuts, renos, bisontes, ciervos) desdeñando los pequeños ya que no ofrecían tantas dificultades y peligros en su caza.


Galería de imágenes portada de la prehistoria

También aparecen vulvas femeninas (relacionadas posiblemente con la fecundidad), negativos de manos, formas abstractas, hasta llegar a la representación de figuras humanas en actividades cotidianas (recolección de miel, ritos, caza, batallas,…) Pinturas del 6.000 - 4.000 a.C.

La abstracción que tanta polémica origina en la actualidad, es decir, la representación de formas que no se corresponden con la naturaleza, estaba presente ya en la pintura prehistórica. Las primeras figuras abstractas se remontan a hace unos 15.000 años.

Se desarrollan con la evolución de la representación de la figura humana que se va esquematizando y culminan con la decoración incisa de figuras geométricas en cerámica neolítica.