La Edad Antigua



LA EDAD ANTIGUA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA


COLONIZADORES Y POBLADORES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA ANTERIORES A LA DOMINACIÓN DE LOS ROMANOS


INTRO

Las primeras noticias escritas que tenemos de la Península Ibérica se remontan a la primera mitad del primer milenio antes de Cristo y nos llegan fuentes griegas y fenicias mezclando lo real con lo mitológico.

Existe una gran influencia de estos colonizadores en la costa mediterránea y andaluza que transformaría y diferenciaría estas zonas de las del interior.

Las navegaciones responden a motivos económicos; tanto los griegos como los fenicios necesitaban materias primas para mantener su nivel de civilización, (recordad el alto nivel alcanzado por Grecia y otros pueblos del Mediterráneo) metales sobre todo, oro, plata, cobre, estaño. Establecieron una serie de factorías en la costa con las que comerciaban y que les suministraban estos metales abundantes en la Península.

PUEBLOS COLONIZADORES

Destacan los griegos, los fenicios y los cartagineses. Hacia el año 1.000 antes de Cristo el Mediterráneo es una vía comercial de vital importancia para todos estos pueblos. La Península Ibérica se convierte en una meta de las rutas por sus minas y su situación.

Los Fenicios

Asentados entre Siria y Palestina llegan entre el 1.000 y 800 a. de Cristo y fundan ciudades como Cádiz, Málaga, Almuñécar y Adra. Su medio fundamental de vida era al comercio y la navegación.

Los Griegos

Debieron fundar sus coloninas en las mismas fechas, comerciando con Tartessos, en la desembocadura del Guadalquivir, ya que muchas piezas de esta cultura guardan parecido con las griegas.

Los Cartagineses

Van suplantando a sus antecesores los fenicios que habían fundado Cartago en el norte de África. Se asentaron Ibiza para aprovechar las salinas en la industria de salazón de pescado.

Griegos y Cartagineses comienzan a competir por el dominio de estas colonias, apoderándose estos últimos de la zona Sur y Sur-Este, se les atribuye también la destrucción de Tartessos.

El comercio se efectuaba mediante el trueque y a veces con moneda.

PRIMEROS POBLADORES


antigua peninsula ibericaNo se puede hablar de una cultura Ibérica, o celta, o celtíbera unificada debido a la gran diversidad entre ellos.Durante los siglos VIII y VI a. C. el proceso de formación de una cultura más o menos homogénea se acentúa en el arco litoral Mediterráneo y la desembocadura del Guadiana, por el contacto con griegos, fenicios y cartagineses.

Se denominan primeros pobladores de la Península Ibérica a dichos pueblos autóctonos, es decir, que han sido resultado de una evolución de pueblos que habitaban la Península Ibérica desde muchos siglos antes. Los primeros pobladores son Tartessos e Íberos. Algunos autores incluyen también a los Celtas como primeros pobladores.

Más adelante estudiaremos las culturas Tartésica e Ibérica. Veamos ahora unos rasgos generales de la cultura céltica.

LOS CELTAS

Los celtas son unos pueblos que llegaron a la Península Ibérica procedentes del centro de Europa. Vienen en dos oleadas, la primera hacia el 800 a. C. Y la segunda hacia el 500 a. C. A pesar de que era una cultura con inferior organización social, introducen en España el hierro.

Los celtas se establecen en el norte, centro y oeste de la Península Ibérica. En algunas de las zonas del centro se fusionan con los íberos dando lugar a las culturas celtibéricas.

TARTESSOS

Unos de los primeros estados que se forman en la Península Ibérica es el de Tartessos. Se extiende desde Huelva a Cartagena, centrándose en la desembocadura del Guadalquivir, donde se supone que estuvo situada la capital del Estado, la ciudad de Tartessos, todavía sin descubrir. Conoce su máximo apogeo entre los siglos VII y VI a. C. La historia de esta cultura está envuelta en el mito. Los reyes más antiguos peninsulares pertenecen a esta cultura y se llamaban Gargoris y Habis.

Los Tartessos desparecen hacia el año 500 a. C. Posiblemente arrasados por los cartagineses en su intento de lograr la hegemonía mediterránea.

Viven de la agricultura, la ganadería y la pesca así como de la minería y comercio de metales, que era su actividad principal, debido a la riqueza del subsuelo. Mantienen relaciones culturales y comerciales con griegos y fenicios, a los que proporcionan metales y de los que reciben adelantos técnicos.

ÍBEROS

Los Íberos fueron una serie de pueblos que habitaron en el este y sur de la Península Ibérica. Los cuales tenían una serie de rasgos culturales semejantes: lengua, escritura, religión, etc…

Sus orígenes datan del siglo VII a. C. Estos pueblos se fusionaron con los romanos cuando comenzaron la conquista de Hispania hacia el 200 a. C.

Son resultado del desarrollo de los pueblos autóctonos de la Península Ibérica, aunque recibieron influencias de fenicios, griegos, cartagineses, etc.

Viven en poblados de 500 habitantes situados en cerros y a veces amurallados. Las casas son de unos 30 metros cuadrados, y en ellas viven personas y ganado.

Había diferencias sociales de clases y existía la esclavitud.

dama de elche La base de la economía es la agricultura con los cultivos típicos del Mediterráneo (vid, olivo, cereales, hortalizas, etc.) Ganadería y minería también tienen su importancia. Conocen la escritura aunque aún no es traducible. Fueron buenos guerreros y a veces eran mercenarios de otros pueblos. El caballo es muy importante. Incineran sus cadáveres y los meten en “urnas”. De su arte destacan La Dama de Elche (en la imagen) y La Dama de Baza.